martes, 13 de septiembre de 2011

Jesús vivió para curar a los enfermos

La vida de Cristo Jesús, era sanar a los enfermos.

Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó. Mateo. 4: 24. Jesús sanado a los enfermos.
La vida de Cristo Jesús fue desarrollada bajo constante sacrificio propio. Su obra estaba más allá de algún lugar o tiempo. Su vida estaba ligada sólo por un pensamiento el cual lo compenetraba todo, Jesús sentía un amor y una compasión hacia las almas por las cuales pronto daría su vida, que solo Dios puede revelar a través de la lectura de la Biblia. Su compasión no conocía límites. Realizó su obra de curación y enseñanza en tan grande majestad o escala, que no había edificio en Palestina lo suficientemente grande para albergar las multitudes que lo rodeaban. La vida de Cristo Jesús se mostró en cada ciudad y pueblo, por donde pasaba allí también se encontraba su hospital. En las laderas de las colinas de Galilea, en las grandes vías públicas, en la costa del mar, en las sinagogas, en todo lugar donde había corazones prestos a escuchar su mensaje, Cristo sanaba a las personas y les señalaba al Padre Celestial.al atardecer, luego de la jornada de labor, hablaba con los que durante el día trabajaban por una pitanza para sostener a sus familias.
Share: