martes, 13 de septiembre de 2011

Los tres jóvenes hebreos Sadrac, Mesac y Abed-Nego.

La prueba de la fe.

Alguien dijo en cierta ocasión que, donde más se nota la diferencia entre una fe vehemente y una fe débil, es en la forma de reaccionar antes las situaciones difíciles. Los que tiene una fe vehemente y activa, confían en Dios aunque se estén enfrentando a un futuro incierto. este relato nos muestra que Sadrac, Mesac y Abed-Nego tenia el valor suficiente para creer en Dios y confiar en él, la vida de Jesús fue mostrada en ellos pues del mismo modo se enfrento Jesús con sus opositores.

Frente a las terribles amenazas de Nabucodonosor, por haberse negado a inclinarse ante su ídolo de oro, aquellos tres jóvenes se mantuvieron firmes en su compromiso de no adorar a nada ni a nadie más que a Dios. Al ver su desafío, Nabucodonosor da rienda suelta a sus amenazas, diciéndoles: "y qué Dios será aquel que os libre de mis manos?" Sin embargo Sadrac, Mesac y Abed-Nego tienen lista la respuesta a esta arrogante pregunta: "He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos." Después, van un poco más allá.Dicen: "Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado". Vivos o muertos, aquellos tres jóvenes le habían robado la victoria a Nabucodonosor. Su consagración a Dios silenció al rey, y Dios recompensó su entrega, rescatándolos de las llamas.

Piense en esto... Sadrac, Mesac y Abed-Nego los tres perciben el acre olor del humo, oyen cómo ruge el fuego, ven aquel infierno, sienten el gran calor. No tienen idea sobre si vivirán para ver un día mas o no,y por el momento las posibilidades parecen muy escasas. sin embrago, siguen confinado en Dios: su fe es fuerte, vehemente y activa. Nosotros también, como aquellos tres jóvenes, queremos ejercer el tipo de fe que confía en Dios, aunque el calor del fuego sea grande y el futuro parezca sombrío.

Sacado de la Biblia RV-1960 ("comentada")
Daniel capitulo 3, relato completo.
!Dios les bendiga!
Share: