miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cuidando el Alma

No descuidemos nuestra alma.

Existe un gran número de personas en este mundo que no tienen ninguna preocupación acerca de las cosas eternas. Se preocupan más por sus perros y gatos que acerca de su alma. Es una gran misericordia que deben podamos pensar en nosotros mismos y en la manera como nos encontramos para con Dios y con el mundo eterno. Esto es menudo una señal de que la salvación viene a nosotros pero que nosotros debemos desearla mas que cualquier otra cosa.

Por naturaleza no nos gusta la ansiedad ni la preocupación espiritual que nos hace, y tratamos, como los perezosos que no hacen todo el esfuerzo que deberían hacer y, lo único que hacemos es dormir otra vez. Esto es una tontería tan grande que ni siquiera nos imaginamos, porque es nuestro peligro que poco a poco nos alegamos de la fuente de vida, cuando la muerte está tan cerca, y el juicio está tan seguro. Si el Señor nos ha escogido para la vida eterna, entonces por que no nos volvamos de nuestro sueño. Si somos sensatos, vamos a orar para que nuestra ansiedad acerca de nuestra alma, no pueda venir a su fin hasta que realmente y verdaderamente seamos salvos.
Share: