martes, 6 de diciembre de 2011

El conocimiento que viene de lo alto

La sabiduría verdadera.

El-Conocimiento.jpg
La palabra de Dios dice: porque mejor es el conocimiento que las piedras admirables, y todo cuanto se puede querer, no es de confrontarse con ella.

Si nuestros primeros padres jamás hubieran palpado el árbol prohibido, el Dios del cielo les hubiera dado saber es decir sabiduría sin tacha de error, les hubiera dado sabiduría eterna la cual les daría alegría para siempre pero por su desobediencia el único conocimiento que obtuvieron fue el de la imperfección y sus consecuencias.



Aun en este siglo el espíritu de la investigación ha excitado a las personas a escudriñar la sabiduría del mundo, pero a pesar de las restricciones que pone la palabra de Dios, muchos son los creen que los resultado de su desobediencia son excelente. Sin embargo en los momentos que la vida de muestra su error como le aconteció al Rey Salomón después de descuido de la verdadera ciencia y expreso que todo era vanidad, entonces y solo entonces reconocen su chasco.

El egoísmo humano busca la sabiduría, que dicen ellos que puede brindar honores y privilegio que los lleva a la supremacía de otros seres humanos igual que ellos, y cuando pasa esto Satanás se lleva el mismo triunfo que consiguió en nuestro padres del pasado, dando a entender con esto que han desechado el conocimiento del altísimo.

La auténtica razón es un caudal tan imperecedero tal cual es la misma existencia de lo divino, en Dios y en Jesús, algunos se creen sabios y realmente lo son pero su propia opinión que dan ellos mismo acerca de si mismo.

El conocimiento que viene de lo alto dice la escritura, es primeramente limpio y puro, porque está destinado hacer una luz que alumbre todo nuestros caminos, ha eso se refiere el proverbio que dice que ni las piedras preciosas se pueden comparar con él.
Share: