martes, 20 de diciembre de 2011

La Muerte Espiritual

Todos Nacemos Muertos Espiritualmente.

Primero, déjeme decirles que todos somos por naturaleza al nacimiento, muerto espiritualmente. "Muertos" es una palabra fuerte, pero no es mi propia acuñación y ni mi propia invención. Yo no elegí es palabra, El Espíritu Santo enseñó a Pablo a escribir de eso a los Efesios: "Dios os dio vida cuando estabais muertos" (Efesios 2:1). El Señor Jesucristo uso una de esas palabras en la parábola del hijo pródigo: "Este hijo mío estaba muerto y ha revivido" (Lucas 15:24, 32). Ustedes pueden leerlo también en la Primera Epístola a Timoteo: "la que se entrega a los placeres está muerta aunque viva" (1 Tim 5:6).

¿Dejará el hombre mortal ser sabio por encima de lo que está escrito? ¿No tengo que
tener cuidado de decir lo que voy a encontrar en la Biblia, y ni más ni menos? "Muertos" es una idea terrible, y que el hombre es más dispuestos a recibir lo que es de muerte, que la vida. Al hombre no le gusta admitir toda la extensión de la de enfermedad en su alma, esa que cierra sus ojos a la cantidad real de su peligro. Muchos nos permite decir que la mayoría naturalmente (cristianos o no) "no son lo que debe ser: Muchos son irreflexivos, son inestables, son salvajes y otros no son suficientemente graves sus pecados (según dicen ellos) ", pero lo real es que esta muerto.

Pero lo que nos gusta, (placeres, contiendas y de mas) en la religión es de muy poca importancia. La única pregunta es, ¿qué está escrito? ¿Qué dice el Señor? Dios y sus pensamientos son muy altos, los pensamientos de Dios no son los pensamientos del hombre, y las palabras de Dios no es las palabras del hombre. Dios dice que de cada persona viva que no es realmente un "profundo cristiano verdadero", sea alto o bajo, rico o pobre, joven o viejo, Dios dice que está muerto espiritualmente. En esto, como en todo lo demás, las palabras de Dios son perfectas. Nada podría ser más correcto, dijo, no hay nada más fiel, no hay nada más cierto.

Aunque verdaderamente somo muertos espirituales al nacer, Dios puede cambiar eso a través de personas que nos rodean, que están dedicado a las cosas espirituales. Dios nos llama continuamente a todos, por su misericordia, por las aflicciones del alma, por los ministros, por su palabra, pero no se oye su voz en muchos de los casos. El Señor Jesucristo llora sobre nosotros y, se declara con nosotros, nos envía invitaciones de gracia, nos llama a la puerta de nuestros corazones, pero no lo coincidiéramos."La corona y la gloria de su ser, esta a nuestro alcance que es la vida eterna. "Necesitamos el Espiritu Santo".
Share: