lunes, 6 de febrero de 2012

Grandes Porciones de la Biblia 3

El milagro de la consagración de Noe Gen.6:9.

Del mismo modo que Enoc, Noe camino con Dios, en completa consagración Gen.6:9. Era perfecto, en todos sus caminos y Dios lo bendijo, escogiéndolo para testimonio al mundo. La catástrofe del diluvio, vino como castigo, por la rebeldía del hombre a las reglas divinas. Pudo ser un milagro de bendición, para cuantos quisiesen aceptar, el camino correcto, pero el mundo de entonces, no quiso responder, ecepto Noe y su familia 1Ped.3:20. El milagro de la salvación ya había sido provisto desde el comienzo de la historia Gen.3:21, 2Sam.14:14. En el nuevo testamento, hablaremos más del milagro de la salvación.
obedecer_Dios-es-amor


El milagro de las consecuentes bendiciones.

Después del diluvio, nuestro Dios, con gran amor, decidió bendecirnos, haciendo que los días, siguieran uno tras otro. Se trabajaría y se cosecharía. A los seres humanos, nos daría frío y calor. Durante el año, abra una secuencia de 4 estaciones, convenientes para cada época. Las noches las tenemos para dormir y reponer las energías perdidas por el quehacer diario. El Dios de amor, nos bendijo grandemente, permitiéndonos la vida normal. Diariamente nos levantamos para cumplir nuestros deberes y agotados, nos acostamos para reponernos y levantarnos otra vez al mismo afán. Esa es la rutina diaria y GLORIA A SU NOMBRE, porque podemos hacerlo.

El milagro de la obediencia.

Gran cantidad de hombres y mujeres, en toda la Biblia. Decidieron con firmeza, seguir las pisadas de Cristo en completa obediencia, sujetándose a sus mandamientos Gen.26:5, 6:9, 39:9, Job 1:8 y muchos otros. Un requisito de Cristo fue: si me aman, guarden mis mandamientos Jn.14:15, El desobediente a los mandamientos, por más seguro que se sienta, su fe sin obra, no será garantía de justificación. Los desobedientes no tendrán premio, pues cometieron el pecado imperdonable Mat.12:32, Prov.28:13, Luc.12:8, Rom.10:9-10, 1Jn.1:9, 2:23, 1Jn.5:12.
Share: